Por Paola Flores 

Toño y Gise despertaron el domingo en la madrugada alarmados, su hija de 14 años sangraba por la nariz y la fiebre no cedía ante el único medicamento que le habían permitido ingerir: paracetamol. 

Llegaron al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en el centro de la ciudad y la espera fue eterna, o así lo sintieron. Cuando Zoé finalmente fue atendida, les confirmaron lo temible: sus plaquetas estaban bajas. Esa es una señal de alarma en el diagnostico de dengue hemorrágico, significa que la sangre no puede coagularse como debería, lo que hace que el paciente tenga un mayor riesgo de sangrado excesivo.

El caso de Zoé es similar al de otros que junto con ellos esperaban ser atendidos. En los hospitales no se dan a basto para recibir a todos. 

Ignacio Zárate Blas, director de prevención y promoción de la salud del gobierno del estado informó que en este año se ha registrado un 300 por ciento más de casos, en comparación con el mismo lapso del año 2023. 

En la semana epidemiológica 23 de este año se confirmaron 113 casos, que se suman a los 396 acumulados. Lo que resulta en 509 casos al corte del 10 de junio.

Añadió que hay 32 personas hospitalizadas. La población más afectada es la de 10 a 19 años. Y los Servicios de Salud de Oaxaca cuentan con alrededor de 112 camas disponibles, más 90 del sector hospitalario. 

“Tenemos que reducir la rapidez con la que se contagia la gente para poder evitar más adelante la saturación hospitalaria y defunciones”, dijo.

Camila tiene 17 años y se recupera de la tercera vez que le da dengue. Elizabeth tiene 20 años y pasó 10 días en cama, los primeros con fiebre superior a los 39 grados, pero nunca fue al hospital, pues su mamá que es enfermera, afirma que los hospitales están rebasados ante tantos casos.

Hay quienes hacen fila durante tres días para ser atendidos, mientras tanto: sangran. El papá de Rago estuvo en la fila cinco horas, algunos de los que iban delante de él decidieron marcharse y por eso pasó antes. Cuanta que una señora al lado de él falleció en el área de Urgencias. 

El enemigo está en casa 

Zárate Blas aseguró que se combate el dengue, casa por casa, en todo el estado y casi el 50 por ciento de las casas que han visitado tienen presencia de larvas del mosquito Aedos aegypti, transmisor de la enfermedad del dengue.

“Al enemigo lo tengo en casa, no lo tengo en el ambiente, en la calle o en los lugares públicos, lo tengo al interior de mi hogar, ahí es donde tengo el problema”, aseguró. 

Sin embargo, el pasado 13 de junio, la Escuela Secundaria Técnica número 100 de San Antonio de la Cal suspendió clases por un aumento exponencial de nuevos casos de dengue entre los alumnos. 

Habitantes en ese municipio reportaron la muerte de una menor a causa de esta enfermedad. Las autoridades del sector salud aún no confirma muertes en lo que va del año pero sí precisaron que hay 25 municipios en riesgo por esta enfermedad, de los cuales 19 se ubican en Valles Centrales. 

En el anuncio de la campaña Oaxaca Unida Contra el Dengue este lunes 17 de junio, Ignacio Zárate hizo un llamado a la ciudadanía a vigilar y combatir el dengue en casa, enfatizó en que esa no es una tarea sólo del gobierno del estado, “es una suma de esfuerzos para poder controlar a alguien que estuvo antes que nosotros en la tierra, el zancudo del dengue es mucho más prehispánico que nosotros, y no tenemos que desaparecerlo, sino controlarlo”. 

Luego de la lluvia de este lunes los Servicios de Salud de Oaxaca llevaron a cabo acciones de control a través de “nebulizaciones especiales” en 41 colonias de Oaxaca de Juárez. 

La dependencia exhortó a la población a abrir puertas, ventanas y portones durante el paso de los vehículos fumigadores, a fin de que la actividad tenga mayor efectividad. Y recomendó tapar alimentos y agua de consumo humano en el proceso de la nebulización.

Tu opinión es importante