Por Paola Flores

Una reja diseñada por el artista Francisco Toledo ahora resguarda y adorna el lado poniente del templo de San Felipe Neri en la ciudad de Oaxaca. Este lunes se inauguró éste proyecto póstumo del maestro en la esquina de Tinoco y Palacios con Independencia. 

Antes de su muerte, Toledo planteó convocar a la sociedad para recaudar fondos y así solventar los gastos, el único propósito de este proyecto era conservar uno de los monumentos coloniales más notables del Siglo XVII.

El maestro Toledo en la fachada del templo de San Felipe Neri (2019).

Luego de su partida, las asociaciones civiles que fundó: Amigos del Instituto de las Artes Gráficas de Oaxaca y del Centro Fotográfico Manuel Álvarez Brabo A.C. y Francisco Toledo A.C., trabajaron de manera colaborativa con las autoridades eclesiásticas, el Instituto Nacional de Antropología e Historia de Oaxaca (INAH), el Instituto del Patrimonio Cultural del Estado de Oaxaca (INPAC) y el Municipio de Oaxaca de Juárez, para hacer realidad este proyecto.

Sara López Ellitsgaard, presidenta de Amigos del IAGO y del CFMAB y de Francisco Toledo A.C. mencionó que “si algo nos enseñó el maestro Toledo fue el cariño por Oaxaca, agradezco a todos los que apoyaron a realizar este proyecto, con esto todos estamos aportando un poco para cuidar el patrimonio de Oaxaca y para las siguientes generaciones”.

Durante la inauguración de la reja, Monseñor Pedro Vásquez Villalobos, arzobispo de la arquidiócesis de Antequera agradeció el apoyo de las autoridades y todos los involucrados y dijo que “ojalá que sigamos trabajando en unidad por el embellecimiento de nuestro Oaxaca y cuidado de los monumentos históricos.”

Toledo había trabajado ya en diseños de rejas que se pueden apreciar en distintas fachadas de la ciudad. Para el diseño de la reja del templo de San Felipe Neri, el artista tomó como referencia los clavos de la cruz de Cristo.

El templo de San Felipe Neri es de cantera verde con un estilo barroco. En la parte central de esta fachada aparece en bajo relieve y cantera amarilla San Felipe Neri, con bonete y un libro en lo mano que ya no se distingue, tal vez por la acción del tiempo o la destrucción del hombre, ya que este edificio, como tantos otros, han servido de baluarte en los guerras civiles. A esto se debe, quizás, que los nichos de la portada estén vacíos.

Dignos de admiración son también sus retablos interiores en donde se hallan pinturas de Juan de Páez y Agustín de Santaella. La planta es de una nave con cúpula y crucero, es decir, está dispuesta en forma de cruz latina. Las torres se terminaron en 1803, año en que fueron bendecidas, y puede decirse, hasta entonces se dio por terminada la construcción de este templo, en cuyo interior existe un panteón con 10 sepulcros en donde yacen los cuerpos de los sacerdotes y fundadores de esta orden.

Este templo además de ser una gran obra arquitectónica, también ha cobrado importancia histórica ya que ahí contrajo matrimonio don Benito Juárez con doña Margarita Maza el 31 de julio de 1843.

También puede interesarte: Arzobispo propone acordonar iglesias para protegerlas de atentados

Tu opinión es importante