Por Ismael García M./Zona Roja

Ni bien empezó la temporada de lluvias y ya la enfermedad del dengue ha causado estragos en la salud pública, ante la ineficiencia de los Servicios de Salud de Oaxaca (SSO).

Si bien los datos oficiales reportan poco más de 550 casos en lo que va del año, y ninguna defunción, la realidad supera por mucho a las instituciones públicas, que saben a la perfección que el estado enfrenta desde hace 15 días una grave crisis de dimensiones semejantes al Covid-19.

Tanto que ya se prevé —por ejemplo— la ampliación de áreas o conversión de otras en el Hospital General “Dr. Aurelio Valdivieso”, mientras que la autoridad educativa evalúa si decreta una suspensión de clases temporal en escuelas donde hay mayor presencia del mosquito transmisor.

Los nosocomios están saturados, incluyendo del IMSS y del ISSSTE y no se dan a basto en la atención; incluso se comienza a utilizar a médicos especialistas para atender a los enfermos.  

Pero para la titular de los Servicios de Salud, Alma Lilia Velasco, la situación no es compleja, está bajo control y que no hay preocupación; tanto que el pasado lunes no acudió a la conferencia semanal del gobernador Salomón Jara Cruz para dar detalles al respecto, lo que tuvo que hacer un subalterno.

CIFRAS OFICIALES

Apenas el pasado lunes, el funcionario de Salud, Ignacio Zárate Blas, acudió a la conferencia matutina del mandatario estatal para presentar un balance acerca del dengue, con cifras alarmantes:

En este año registra un 300% más de casos, en comparación con el mismo lapso del año 2023.

Hasta el lunes pasado había 396 casos acumulados y se contabilizan 32 personas hospitalizadas; el 16% catalogado como dengue grave. 

Existen en Oaxaca 25 municipios en riesgo por esta enfermedad, de los cuales 19 se ubican en la región Valles Centrales, entre ellos la capital.

El 19 de junio fueron actualizadas las cifras y se reveló que en una semana se registraron, oficialmente, 167 casos nuevos, para sumar un acumulado de 563 casos de personas enfermas.

De acuerdo con su clasificación, 191 corresponden a Dengue No Grave (DNG); 337 a Dengue Con Signos de Alarma (DCSA) y 35 a Dengue Grave (DG).

En la jurisdicción Valles Centrales de los SSO es donde se ha registrado la mayoría de los casos, con 440, seguido de Costa con 84 e Istmo con 14, Tuxtepec con 13.

Los municipios con mayor número de casos confirmados son Oaxaca de Juárez con 67; Santa Cruz Xoxocotlán con 26; San Antonio de la Cal nueve casos; Santa María Atzompa y Villa de Zaachila con ocho reportes cada uno.

Así también, en las últimas 24 horas se tiene notificado un 55 por ciento de ocupación hospitalaria, con 49 pacientes, de los cuales 14 presentan Dengue Grave.

EL ANUNCIO

Apenas el pasado lunes también, el gobernador Salomón Jara anunció recursos por 67 millones 162 mil pesos para el programa de vectores, mediante el cual se realiza el combate al mosquito del dengue. 

El mandatario estatal presentó el Plan Emergente de Lucha Contra el Dengue, que pretende fortalecer las capacidades técnicas y operativas.

Aprovechó para convocar a la sociedad a atender las recomendaciones de los Servicios de Salud, “toda vez que la participación de la ciudadanía es vital para eliminar los criaderos del mosco transmisor del dengue”.

Ese mismo día y en ese contexto, se entregaron unidades de motor para combatir el dengue y, por cierto, tampoco estuvo la secretaria Alma Lilia Velasco.

A raíz de ello, se ha lanzado una campaña publicitaria para exhortar a la población a tomar las medidas necesarias, con la finalidad de evitar la propagación de la enfermedad… pero hacemos poco caso y las consecuencias son fatales.

LA REALIDAD

El pasado miércoles, y derivado también de un conflicto interno, un grupo de personas de la colonia Volcanes, ciudad de Oaxaca, protestó en los Servicios de Salud, para exigir que los trabajos de fumigación fueran integrales y no por zonas particulares.

Hasta ahora es la única manifestación que se ha registrado, pero es muy probable que en los siguientes días haya más inconformidades, incluyendo de trabajadores del área de vectores, estos últimos ante el insuficiente material de trabajo.

Pero, como sucedía con el Covid-19, ¿quién no tiene un familiar enfermo a causa del dengue? Los tiene el que esto escribe y, por fortuna, no han sido casos graves, pero que sí han requerido descanso obligatorio en casa, además, por supuesto, de la medicación correspondiente.

Efectivamente, en casa se han tenido que atender la mayoría de los casos, lo que, evidentemente, no cuenta en las cifras oficiales. ¿Quién no ha visto largas filas en laboratorios de la capital para descartar o confirmar el padecimiento del dengue.

La semana pasada, los diarios “El Imparcial” y “Noticias”, dieron a conocer información oficial de la Secretaría de Salud federal, en que reconoce que Oaxaca tiene 22 probables muertes a causa del dengue, 11 de ellos registrados en una semana.

A nivel nacional, este año se han notificado 375 defunciones por probable dengue, de las cuales únicamente 26 están confirmadas en ocho entidades del país.

De las muertes en estudio, por probable dengue, en Guerrero se tienen 56 registros, 34 en Veracruz y 22 en Oaxaca.

Los Servicios de Salud llevan varias crisis, la más reciente, además del dengue, la inundación en el Hospital de la Niñez Oaxaqueña.

El Hospital General “Dr. Aurelio Valdivieso” también enfrenta una serie de deficiencias y hace no más de un mes los trabajadores marcharon para exigir respuestas a diversas problemáticas, incluyendo la de los elevadores inservibles.

En Tuxtepec y en Pinotepa ha habido también manifestaciones y hasta ahora, por supuesto, no hay respuesta eficaz.

Se ha publicitado hasta la saciedad que la panacea a la crisis nacional y estatal en materia de salud es la transferencia al IMSS Bienestar. Pero no.

En el caso del dengue, hay que recordar que a mediados del año pasado, se denunció que los Servicios de Salud utilizaron material químico caduco, lo que evidentemente hizo perder efectividad en el combate al mosquito.

La gestión de Alma Lilia Velasco inició con la muerte de menores en San Lorenzo Texmelucan, en la Sierra Sur, por mordedura de murciélagos, que derivó incluso en una recomendación de la CNDH.

Es larga la lista de yerros y lo peor, con saldo criminal Quizá es hora de que el titular del Poder Ejecutivo de Oaxaca tome una decisión determinante para dar un viraje a la atención en materia de salud, con el reemplazo de la titular que, está más que visto, ha demostrado en los hechos que no puede con el cargo.

Tu opinión es importante