Por @PabloEspinosaB

Los años de llanto, de lucha, de sufrimiento, de esperanzas tienen frutos: a las abuelas del blues, como Memphis Minnie, Sister Rosetta Tharpe, Elizabeth Cotton, armadas con una simple, pero poderosa guitarra, las siguen hoy en día un equipo conformado por artistas de excelencia que tomaron su ejemplo y enseñanzas, pero de manera muy especial los de Nina Simone, quien es el modelo por excelencia de las mujeres en el jazz, el soul, el rock y el blues, y de las mujeres y los hombres en general.

Elegí cinco ejemplos de las actuales continuadores de esas batallas, como muestra de las muy numerosas artistas que son ahora las grandes protagonistas de un género que antes era territorio exclusivo de los hombres, salvo la presencia de quienes mencioné líneas arriba.

Ellas son: Danielle Nicole, Ally Venable, Joanne Shaw Taylor, Ana Popovic y Samantha Fish, todas ellas guitarristas, todas ellas cantantes, todas ellas compositoras, todas ellas reinas del blues.

Las distingue el sonido fiero, macizo, definido, salvaje y delicado, al mismo tiempo, de sus respectivas guitarras, que es la extremidad más sensual de sus cuerpos, sus almas, sus mentes, sus personas únicas e irrepetibles.

Cada una desarrolla su estilo. Cada una presenta una vertiente del blues que es de su invención, nacida de la suma de influencias donde las pioneras son el referente, sin soslayar a los patriarcas del blues y los jefes de otras formas de ese género, como las que desarrolló otro héroe mitad apache mitad negro: Jimi Hendrix, en un crisol de música que muestra de cuerpo entero el panorama completo del blues contemporáneo, hecho por mujeres.

Ese crisol nace del blues tradicional y colinda con el pop, el funk, el rhythm and blues, el soul, el heavy metal, la balada, con un elemento central: los magistrales momentos solistas de las artistas mencionadas con poderosos riffsconvertidos en largos soliloquios, elaborados discursos sonoros que esplenden originalidad, frescura, maneras nuevas de hacer el blues.

Este género primordial, el blues, tiene un formato canónico que han seguido los grandes maestros, quienes crearon vertientes que a su vez dieron nacimiento a grupos, corrientes, estilos y variantes. El referente central es Robert Johnson y sus continuadores, entre quienes el máximo ejemplo es Muddy Waters, creador de una pieza, titulada Rollin’ Stone, de la que el grupo británico tomó el nombre y el ejemplo estilístico.

Por supuesto que Bob Dylan no se explica sin Muddy Waters y la legión de maestros del blues; él y Jimi Hendrix y John Mayal crearon un estilo que hermana al rock con el blues; en el caso de Dylan, el elemento cervical es el folk, que no significa, como pudiera pensarse, folclor, sino que se trata de un concepto, un ente artístico cuya médula es la poesía. A toda esa sumatoria de pioneros, patriarcas, guías, responden las mujeres del blues contemporáneas, de la siguiente manera:

Danielle Nicole (Kansas City, 1983) es una bajista zurda fuera de serie, compositora, líder de una banda de sonido ecléctico y misterioso y una discografía muy interesante. Es el gran ejemplo de la diferencia notable que existe entre los discos grabados en estudio y los conciertos en vivo.

Al igual que Joanna Connor, quien hizo de Walkin’ Blues de Robert Johnson una creación propia, Danielle Nicole tiene una pieza mágica y conmovedora: Just Give me Tonight,bellísima balada soul de la que recomiendo con fervor la versión en vivo que se puede disfrutar en YouTube y en la que está plasmada la influencia directa de Nina Simone por la entrega, la apasionada furia creativa, la magia que llega al delirio con una larga y estrujante sesión vocal que nos estremece, y también resulta evidente la influencia de Janis Joplin, Diamanda Galas y un hermanamiento en la intensidad emocional con Amy Winehouse. Un verdadero prodigio.

Otra artista oriunda de Kansas City es la gran Samantha Fish, nacida en 1989 y formada en el blues bajo la influencia –declarada por ella misma– del álbum Sticky Fingers de los Rolling Stones, y creadora de un estilo muy personal que proviene del soul from the gut (desde la entraña). Con su hermana, Amanda Fish, Samantha deambula por distintos rumbos estilísticos: el rock, el folk, el blue grass, las baladas, siempre con solos de guitarra electrizantes, en un manierismo muy original, muy propio, muy fresco. Ella también es buen ejemplo de que son mejores sus conciertos y grabaciones en vivo que sus álbumes de estudio. Todos sabemos que la industria musical marca pautas consumibles para el público que prefiere música digerible en lugar de las rispideces del blue blues, que Samantha Fish despliega ampliamente en su grabaciones en vivo y en los videos disponibles en YouTube, donde, por cierto, convive con All Venable, nuestro siguiente ejemplo de las mujeres del blues:

Ally Venable es una de las muchas artistas de blues muy jóvenes que ya poseen un repertorio vasto y prestigio a toda prueba. Sus solos de guitarra son obras de arte: finos, finísimos, delicados, pero muy potentes, dramatúrgicos, decidores. Son célebres sus dúos en vivo con uno de los patriarcas del blues tradicional: el maestro Buddy Guy, quien la apadrina.

Otra figura de gran presencia escénica y encanto juvenil es Ana Popovic, guitarrista serbia nacida en Belgrado en 1976 y a quien la prensa francesa define como “la Jimi Hendrix au féminin” por su poderío en la guitarra y la finura de sus elaboraciones, que le han ganado prestigio tal que convive con las grandes leyendas vivas del blues: Keb’ Mo’ y el increíble músico Robben Ford, dos de las estrellas que suelen aparecer en colaboraciones con Ana Popovic en sus discos.

Otra exponente no estadunidense del blues más potente en la actualidad es la británica Joanne Shaw Taylor (Wednesbury, West Midlands, 1985), quien al igual que todas las nuevas figuras aquí mencionadas, se formó oyendo discos de blues, en su caso de Stevie Ray Vaughan, Albert Collins y Jimi Hendrix. Entre sus piezas maestras destaca Beautifully Broken, con un solo de guitarra de gran valor artístico, formato inusual y sonido prístino, transparente.

Y con esta maravillosa guitarrista del mejor blues actual culminamos esta breve y primera serie de entregas dedicadas a este tiempo, que es tiempo de mujeres.

Tu opinión es importante