Tirar del Hilo | Escasez de agua: una crisis desigual

Por Paola Flores 

La carencia de agua en Oaxaca es desigual. No hay dos casas donde se viva del mismo modo. Los factores que hacen diferente cada experiencia son muchos, pero existe una constante: el poder adquisitivo. 

La escasez del vital líquido se vive muy diferente desde el privilegio. No es lo mismo que el agua esté a una llamada de distancia o contar con una concesión de la Conagua a tener que esperar para que el Sistema Operador de los Servicios de Agua Potable y Alcantarillado bombee cada 40 días.

La Fiscalía de Oaxaca realizó el viernes pasado un cateo en un domicilio ubicado entre San Agustín y San Pablo Etla, donde se extraía agua para el llenado de pipas.

En el operativo la Agencia Estatal de Investigaciones (AEI) detuvo a cuatro personas que contaban con utensilios para la extracción, almacenamiento y traslado de agua para su venta. Los sospechosos fueron puestas a disposición de la autoridad ministerial correspondiente para determinar si tienen algún grado de responsabilidad en la comisión del delito de despojo de aguas.

Este delito está contemplado en diferentes fracciones del Artículo 384 del Código Penal del Estado de Oaxaca y dependiendo de lo que resulte de la investigación se paga con hasta quince años de prisión y una multa de seiscientos a ochocientos días de salario mínimo. 

Sin embargo, hay otro aprovechamiento no ilegal, pero sí desigual del recurso hídrico en Oaxaca: las concesiones dadas por la Comisión Nacional de Agua que permiten extracciones de miles de metros cúbicos para el uso privado de los beneficiarios. 

Esta el caso, por ejemplo del Colegio La Salle Oaxaca, dicha institución cuenta desde 2017 con la autorización para extraer aguas subterráneas. Según el último reporte de la Conagua, extrae 38 mil 812.50 metros cúbicos de agua al año. Lo que representa casi 39 millones de litros, es decir, aproximadamente tres mil 900 pipas de agua de 10 mil litros cada una. 

El Instituto Carlos Gracida se encuentra en una situación similar: tiene permiso de extraer aguas subterráneas desde 2007 y hasta la actualización del 31 de diciembre de 2023 se reportó que extrae 27 mil 375 metros cúbicos de agua. Eso viene siendo 27 millones de litros, dos mil 700 pipas de 10 mil litros al año, unas 225 al mes. 

El Hotel Victoria es otro caso destacado, cuenta con una concesión para extraer 10 mil metros cúbicos de agua: 10 millones de litros al año. 10 mil pipas de 10 mil litros. 

También en la lista figura la asociación civil Convivencia Oaxaca que tiene autorización para extraer 45 mil 318 metros cúbicos. Lo que representa poco más de 45 millones de litros anuales. 

La empresa Hielo y Refrigeración de Oaxaca también aparece con una concesión de 25 mil 902 metro cúbicos. Y la Embotelladora Valle de Oaxaca tiene el beneficio de extraer 226 mil metros cúbicos. Esto representa 226 millones de litros de agua. 22 mil 600 pipas de 10 mil litros al año, mil 8333 pipas al mes. 

¿Qué pasa con toda esta agua? ¿Cuál es el criterio para otorgar estas concesiones?¿Millones y millones de litros para unos cuantos beneficiarios? Y la lista puede seguir, porque los reportes de la Conagua incluyen nombres de particulares que también cuentan con este beneficio. En algunos casos no se específica cuántos metros cúbicos extraen, pero las concesiones están vigentes.

En las periferias luchan por ahorrar agua. En grupos de Facebook la ciudadanía comparte consejos para priorizar su uso. Las familias ajustan su presupuesto para comprar pipas, mientras millones de litros son extraídos legalmente para una minoría. 

Tu opinión es importante