*Este domingo dos personas de las seis detenidas fueron liberadas

Por Paola Flores 

Filadelfo Aldaz, Sergio Céspedes, Ricardo Martínez y Antonio Díaz, cuatro de los seis activistas que fueron detenidos por su participación en la protesta contra la gentrificación en Oaxaca, continuan a disposición del ministerio público en Ciudad Judicial. Colectivos y sociedad civil exigen su liberación.

Hoy durante un mitin denunciaron que sus compañeros han recibido un “trato inhumano” por parte de las autoridades. “No se ha dado cumplimiento al protocolo de detenciones, no han recibido alimentos ni agua para beber. Han sido violentados psicológicamente. Este tipo de acciones atentan contra sus derechos humanos, es persecución política”, señalan.

Responsabilizan al gobierno encabezado por Salomón Jara Cruz; al secretario de gobierno, Jesús Romero López, al secretario de Seguridad Pública, Iván García Álvarez y a la Fiscalía por cualquier daño causado. 

En la conferencia de prensa de este lunes, el gobernador del estado dijo que él no sabe si esto realmente sea una lucha social. Para él lo ocurrido durante la Calenda contra la Gentrificación fue “muy racista”. 

El secretario de gobierno Jesús Romero López aseguró que no se vulneró ningún derecho humano de las personas detenidas: “Siempre se han respetado todas las marchas, todas las movilizaciones en Oaxaca. No ha habido una sola represión. Las detenciones fueron consecuencia de lo que hicieron.”

Cabe mencionar que el delito por daños a la propiedad ajena no está tipificado como delito grave en el Código Penal del estado.

Nizayeejh Chávez y Metztli Hernández integrantes de la organización Cojudidi y de la colectiva feminista La Campamenta, ya fueron liberadas.

Tu opinión es importante