jueves, junio 20, 2024

Hay 900 mil pesos para atender árboles; sanear uno puede costar 100 mil

Por Paola Flores

Con la lluvia de la tarde-noche de este siete de junio, dos emblemáticos laureles del Zócalo de la ciudad de Oaxaca han caído: el de los conciertos de los domingos y su vecino inmediato. Y luego de las recientes lluvias, se ha reportado que al menos otros nueve árboles han corrido la misma suerte en la capital del estado y su zona conurbada. Todos compartían algo en común: un tipo de plaga.

Actualmente, ocho de cada 10 de árboles en la ciudad están en riesgo por esa misma razón. Según datos del Colectivo de Organizaciones Ambientalistas de Oaxaca (COAO), el muérdago, el gusano descortezador, la mosca blanca, el hongo ganoderma, la bromelia y la plaga de espagueti son las principales afecciones detectadas. A ello se le suma el desequilibrio en el clima que agudiza los síntomas y la desnutrición del arbolado.

Lugares como el Ex Marquesado, Conzatti, Llano de Guadalupe, Zócalo y el Antonia Labastida entran en la lista de 25 jardines y dos parques que han sido contabilizados por el municipio de Oaxaca de Juárez y se encuentran en dictaminación para establecer el estado arbóreo y la atención que requiere cada ejemplar.

Elsa Ortiz Rodríguez, regidora de Medio Ambiente y Cambio Climático del ayuntamiento capitalino, detalló que los recursos humanos y económicos son escasos para atender el problema: el presupuesto para enfrentar la crisis es de solo 900 mil pesos para este año y unicamente hay siete personas en cargos medios y superiores y dos inspectores, lo que ralentiza el proceso.

“Hemos buscado vincularnos con organizaciones, fundaciones, como la de los Harp, ambientalistas, con instituciones educativas como el ITVO y los comvives de las colonias para avanzar de algún modo”, precisó.

Por su parte, Gerardo Aldeco, integrante de COAO, explicó que durante los últimos tres años el pretexto de las autoridades para la desatención es la falta de recursos, y aunque reconoce que efectivamente, combatir determinadas plagas puede ser muy costoso, en algunos casos hasta 100 mil pesos por árbol, en otros casos, como el del muérdago, se requiere de recursos que, de hecho, ya están presupuestados.

“El camión escalera de Bomberos ya está contemplado en el presupuesto, hay mucha burocracia y falta de coordinación entre las instituciones encargadas, también falta mucha educación ambiental”, dijo.

Añadió que en el caso del laurel del Zócalo todos los factores negativos coincidieron para agravar su situación. En 2019 se le detectó gusano descortezador, que es como una termita que hace túneles en el tronco, hasta dejarlo vacío.

“Se le dio atención, pero no hay que olvidar que estamos hablando de un árbol longevo que requiere de mucho cuidado. En fechas recientes también se le detectó hongo ganoderma, el cual aparece por exceso de humedad el cual se origina por el diseño que tienen las jardineras, el cual genera la obstrucción del drenaje requerido para las especies. A eso se suma la plaga del muérdago. Todos los factores eran negativos.”

Ambos especialistas coincidieron en lo urgente que es atender la situación y en que los diagnósticos en la mayoría de los casos no son cosa simple, pues existe una metodología muy específica para determinar al cien por ciento si un árbol está saludable o no.

La temporada de lluvias comenzó en mayo con la entrada del huracán Agatha. Agrónoma por la Universidad Autónoma Metropolitana, Elsa Ortiz Rodríguez reconoció que los árboles que fueron totalmente descuidados durante las administraciones anteriores están muriendo o se encuentran muy deteriorados, por lo que invita a la ciudadanía a reportar si existe el riesgo de caída y a involucrarse en el cuidado de los árboles de Oaxaca.