Por Paola Flores

De unos cuatro años a la fecha, ocurre un fenómeno en redes sociales: los niños  y niñas influencers. Nacidos después del 2010, éstos niños y niñas pertenecen a la generación Alpha y acumulan millones de visualizaciones en redes sociales como TikTok y YouTube. 

La revista Forbes publicó en septiembre pasado la clasificación anual de youtubers mejor pagados del año en todo el mundo y en la lista destaca Ryan Kaji, que a sus nueve años se ha hecho viral haciendo reseñas de juguetes. Su muy popular canal de YouTube obtiene más de 3 mil millones de visitas al año. 

En 2023 su número de seguidores rondaba los 36 millones y sus ganancias anuales fueron de 35 millones de dólares. Su familia, estratégicamente,  ha convertido su influencia en una empresa: Ryan’s World, que vende juguetes, juegos de mesa y ropa a todo el mundo.

También está el caso de las niñas cautivadas por el skincare, quienes insisten en imitar a otras influencers, mostrado en TikTok su rutina de cuidado de la piel, sus compras en tiendas de maquillaje y sus outfits diarios.

Esto ha hecho que se hagan virales tendencias como #SheporaKids en las que destacan videos de niñas desesperadas por conseguir productos de alta gama para el cuidado personal. 

En TikTok la cuenta de Garza Crew, que tiene 4,9 millones de seguidores muestra a una niña estadounidense de 7 años que explica como una profesional todas sus rutinas de maquillaje y los productos que compra.

En México según la Encuesta Nacional sobre Disponibilidad y Uso de Tecnologías de la Información en los Hogares (ENDUTHI) del Instituto Nacional de Estadística y Geografía durante 2019, el 74.9 por ciento de los niños y niñas mexicanas de seis años o más usaban celular. 

Para 2022, dicha cantidad incrementó 4.3 puntos porcentuales y alcanzó el 79.2% de este sector de la población en sólo tres años. Es decir, el INEGI determinó que ha aumentado el uso de celular en los niños de México. 

Las cinco entidades que mayor porcentaje de menores de 6 años o más que utilizan ahora celular fueron:

  • Baja California (89.5 %) 
  • Ciudad de México (87.7 %)
  • Baja California Sur (87.6 %) 
  • Sonora (86.7%)
  • Tamaulipas (86.7%) 

Mientras que, los estados con menos niños que usan el celular son:

  • Chiapas (61.2%) 
  • Oaxaca (64.2%) 
  • Guerrero (67.0%) 
  • Puebla (71.9%) 
  • Hidalgo (72.8%) 

Y los niños influencers también están presentes. Por ejemplo, Piculincito tiene más de 6 millones de suscriptores en su canal de YouTube que inició a los cinco años. Él al igual que otros influencers de su edad realizan retos, bailan y promocionan productos, música y servicios en las redes sociales. 

Fiorentina García Miramón, co-fundadora de Tec Check, organización de consumidores en línea explicó recientemente que debido a los lineamientos de TikTok e Instagram, que establecen que las personas menores de 13 años no pueden tener una cuenta en sus plataformas, son los padres y las madres quienes abren y gestionan las cuentas de sus hijas(os) en busca de seguidores y marcas que los contraten para generar contenido.

Las marcas de productos ultra procesados utilizan a los influencers infantiles para llegar directamente a la niñez. Esta dinámica se ha vuelto muy atractiva para la industria porque es un mecanismo de mercadeo mucho más barato que hacer un comercial y con menos regulación.

En contraste de éstos niños y niñas que generan ingresos de miles y millones de pesos a corta edad. El Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social informó que en 2020 19.5 millones de niñas, niños y adolescentes se encontraba en condiciones de pobreza multidimensional en nuestro país.

Tu opinión es importante