Tirar del Hilo | ¡Nadie acabará con los libros!

Por Paola Flores

La historia de los libros es la historia del hombre mismo, la historia de sus rarezas, de sus virtudes y desasosiegos. Los libros alimentan el alma y dan sustento a la razón y por ello ¡nadie acabará con los libros! 

Ya lo decía bien Humberto Eco y Jean-Claude Carrière, en el ensayo que se llama como este texto (Nadie acabará con los libros), no importan cuanto desarrolle el hombre su capacidad de almacenar información, cuánto se actualicen los softwares para interactuar con la literatura, los libros existen porque son necesarios y su utilidad como instrumentos de intercambio espiritual y cultural, los vuelven resistentes a la frivolidad moderna. 

Es cierto, hoy muchos prefieren leer e-books, es más ligero traer consigo la biblioteca en el celular o la computadora, pero el libro es un invento tan completo e insuperable como lo es la cuchara, el martillo y las tijeras y su forma física o digital sigue cumpliendo cabalmente con su propósito de hacer viajar las ideas y traer libertad. 

Los humanos somos criaturas de palabra, nacemos con ese don, vivimos a través de la palabra, conocemos e interpretamos el mundo gracias al lenguaje, sólo cuando morimos perdemos la palabra, e incluso entonces, Dante Alighieri, encontró en la Ultratumba, almas que siguen haciendo literatura. 

Éste 23 de abril se conmemora el Día Mundial del Libro y del Derecho de Autor, éste día fue fijado por la Unesco en 1995. Y es que justo alrededor de ésta fecha, murieron tres grandes la literatura universal: Miguel de Cervantes, William Shakespeare y el Inca Garcilaso de la Vega. 

En México desde 1979 se conmemora anualmente el Día Nacional de Libro. Esta festividad fue establecida por decreto presidencial durante la administración de José López Portillo. El día 12 de noviembre fue elegido en homenaje a la maravillosa Sor Juana Inés de la Cruz. 

Quien lejos de alcanzar la plena “mortificación de todas sus pasiones y quereres” como se instruía a las esposas de Cristo, elevó precisamente esas pasiones y quereres hasta convertirlos en la poesía y el arte que hasta el día de hoy despiertan conciencias. 

En 2023 el Módulo sobre Lectura (Molec), del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) ha informado que la población lectora está disminuyendo gradualmente en México. Las cifras indican que entre 2016 y 2023 el porcentaje de la población alfabeta lectora en el país ha decrecido 12.3%. 

Sin embargo, si algo nos ha enseñado la historia es que tarde o temprano las personas volvemos a los libros, volvemos a ellos para encontrarnos, para buscar a otros y para entender o (al menos) intentar entender la realidad y también para huir de ella y por eso… ¡nadie acabará con los libros! 

Tu opinión es importante