Por Paola Flores

El Centro Mexicano de Derecho Ambiental señaló a Oaxaca como el segundo estado con mayor número de agresiones hacia las personas y comunidades defensoras de los derechos humanos ambientales. De las 282 agresiones documentadas durante 2023, 50 ocurrieron en el estado. Dos personas fueron asesinadas y cuatro desaparecidas.

Los tipos de agresiones más documentados fueron: criminalización, amenazas, agresiones físicas, casos de intimidación y uso indebido de la fuerza. Oaxaca ha sido el estado más constante en número de agresiones lo que lo coloca como uno de los estados más peligrosos para ejercer la labor de defensa ambiental, de la tierra y el territorio. 

Es importante señalar que el proyecto del Corredor Interoceánico (CIIT), impulsado por la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador, es el punto espinal de los dos asesinatos a defensores durante 2023. 

El 13 de abril de 2023 fue asesinado el defensor zapoteca Félix Vicente Cruz, agente municipal en su comunidad 20 de noviembre, en San Francisco Ixhuatán. Los hechos sucedieron mientras se encontraba trabajando en la agencia municipal. Félix era defensor de la tierra y el territorio, integrante de la Resistencia Civil Pacífica contra las altas tarifas eléctricas y opositor al proyecto del Corredor Interoceánico. Días previos a su asesinato, Félix había participado en los bloqueos carreteros en el Istmo como parte de la Jornada Nacional de Resistencia indígena. 

Tres meses después el activista Noel López Gallegos, también integrante del grupo Resistencia Civil Pacífica, fue localizado sin vida el 4 de julio en un terreno baldío en el municipio de Santa María Mixtequilla. Había sido reportado como desaparecido un día antes. Noel se oponía a la expropiación de terrenos para la construcción de un parque industrial en el Istmo de Tehuantepec, que es parte del Corredor Interoceánico.

Integrantes de la Asamblea de Pueblos Indígenas en el Istmo de Tehuantepec en Defensa de la Tierra y el Territorio ofrecieron una conferencia en el marco del Día Internacional de la Madre Tierra. Ellos consideran que las pequeñas luchas que se están dando son una especie de David contra Goliat, pues la comunidades del Istmo se enfrentan a un proyecto de dimensiones titánicas que nos sólo les está arrebatando el presente, sino también el futuro. 

La militarización ha sido la constante y la desinformación también. Mario Quintero, integrante de la Asamblea detalló que la población no conoce la dimensión del proyecto que se está llevando a cabo: algunos todavía le dicen Tren Maya, al Corredor Interoceánico.

“Esa ha sido su estrategia narrativa, no decir la dimensión de un proyecto global, geopolítico y decir solamente, es un bonito tren de pasajeros. Juegan con una narrativa de los abuelos y las abuelas que iban a vender… cuando eso no va a pasar”, detalló en la charla que se llevó a cabo en el Librespacio La Jícara el jueves pasado.

Hay pistas, precisó, de que este no es un proyecto pensado para la población local, “pero pasan desapercibidas por esta fiesta del desarrollo para el Istmo de Tehuantepec.” A esto se suman los regimientos militares de la Sedena desplegados en toda la región. Y luego se dan casos como la represión que ocurrió en Santa Maria Mixtequilla, donde el Ejército encabezó un operativo en enero pasado para detener a nueve personas por oponerse a la instalación de un polo de desarrollo. 

Mientras que en la agencia Puente Madera de San Blas Atempa a mediados de marzo pasado se despertó la alarma por la posible incursión de la Marina en la comunidad. Lo que representaba un conflicto “a sangre y fuego”, que implicaría muertes, detenciones y afectaciones para las mujeres y hombres que están dispuestas a defender su territorio. 

Pocas semanas antes el defensor David Hernández Salazar, agente de Puente Madera fue sentenciado a 46 años de prisión en un juicio plagado de irregularidades. 

Las autoridades han presionado judicialmente a los habitantes para que cedan las tierras de uso comunal para la instalación de un de los doce Polos del Desarrollo para el Bienestar (Podebis) en El Pitayal. 

Mujeres, las defensoras sin miedo 

Sin embargo, cuando la Guardia Nacional entra a Puente Madera las mujeres no se amedrentan. Salen todas, con varas y piedras. En el cortometraje Las mujeres binniza de Puente Madera y la lucha en defensa del Pitayal, una de ellas cuenta: Ellos se ponen allá y nosotras acá y les decimos que vengan, que entren. Así como nos ven aquí, así mismo estamos ahí en la carretera. Las mujeres tienen más valor que los hombres aquí. Cuando cerramos, las compañeras dicen: hay que seguir, si dos días o tres días, adelante.

Para ellas su territorio es sagrado. Les ha dado vida. En Puente Madera nacieron, viven y luchan por los terrenos de su pueblo. Lo quieren libre.

Tu opinión es importante