Por Ismael García M./Zona Roja

Relegado del gobierno del morenista Salomón Jara, el Partido Fuerza por México no dura otra elección. 

En el actual proceso electoral, ha hecho alianzas sólo en algunos distritos y municipios con las demás fuerzas que apoyan la llamada cuarta transformación.

Atrás quedaron los tiempos en que Salomé Martínez Salazar andaba del brazo con Salomón Jara, en el proceso electoral de 2022, e incluso prácticamente le limpiaba el sudor de la frente.

Iban y venían por las comunidades… hasta que inició el gobierno, donde prácticamente no hubo beneficios para Salomé Martínez, más que un cargo de menor relevancia, la dirección Casa de la Cultura Oaxaqueña, para su hija.

¿Por qué se dieron cuenta tarde de las ligas peligrosas de Fuerza por México con la Confederación Autónoma de Trabajadores de México? ¿Acaso no sabían desde el principio que es proyecto de José Murat Casab y de Pedro Haces Barba?

PROYECTO CATEM-MURAT

Sí, Fuerza por México nació de las alianzas, no sólo de negocios, sino políticas, que tenían ambos personajes.

Por ejemplo, en Oaxaca, durante el sexenio del priista, ahora morenista, Alejandro Murat Hinojosa, hubo muchos negocios en que participó Pedro Haces, entre ellos el servicio de seguridad y limpieza para los Servicios de Salud de Oaxaca, con altos costos.

Largo sería describir cómo ambas partes limpiaban y “desaparecían” dinero a través de una facturera.

Pedro Haces, poderoso señor dueño de sindicatos y empresas, ideó con Murat la creación de un nuevo partido, para respaldar al Presidente Andrés Manuel López Obrador y fue a partir de 2019 en que iniciaron las gestiones, a través de Gerardo Islas, antiguo integrante del Partido Nueva Alianza.

El Instituto Nacional Electoral le rechazó una primera intención, al recalcar que sindicatos, como CATEM, n o pueden incorporarse masivamente a un partido; finalmente tras recurrir al tribunal federal, logró su registro en octubre de 2020 y a mediados de diciembre siguiente adoptó formalmente el nombre de Fuerza por México.

Pero poco le duró el gusto, pues en las elecciones de 2021, no logró el tres por ciento de votación, por lo que se decidió extinguirlo a finales de agosto de 2021. Sólo tiene presencia en al menos 10 estados.

En el caso de Oaxaca, estuvo a punto de desaparecer en ese mismo año, pero Salomé Martínez, con ayuda de poderosos gestores, logró rebatir y mantener el registro.

LA DEBACLE

O fue la ambición de Salomé Martínez hacia las prerrogativas o fue la entrega íntegra de estos dineros a su eterno jefe José Murat lo que prácticamente aniquiló a Fuerza por México, que incluso enfrentó una rebelión interna, en el comité ejecutivo, y por un lapso fue desconocida su dirigente.

Pero incluso desde la campaña política del 2022, fue notorio el distanciamiento y frialdad entre los candidatos y su dirigencia; por ejemplo, Karla Jiménez, entonces candidata a diputada federal, que siempre se quejó que no tuvo un solo peso para la campaña y era ignorada por Salomé.

En realidad los pleitos de ella y varios integrantes de la dirigencia contra la presidenta del partido fue porque durante la campaña política, simplemente no fluyó el recurso financiero para ningún candidato, lo que aniquiló al partido en la entidad.

En los recorridos de Salomón Jara, hubo también varios episodios que dejaron mal al entonces candidato a gobernador, como el que ocurrió en la segunda semana de abril de 2022 en San Martín Peras, donde se rebeló la gente por incumplimientos del gobierno.

Salomé Martínez intentó mediar pero fue peor el asunto, a falta de experiencia política y administrativa, lo que generó una rechifla y al final la prácticamente huida de los políticos de dicha comunidad mixteca.

O cuando en octubre de hace dos años el tribunal federal confirmó que la fundadora en Oaxaca de Fuerza por México, ejerció violencia política por razón de género, en contra de Sonia Castellanos.

LA REALIDAD

A finales de agosto de 2023, logró imponerse de nuevo en la dirigencia y cambió a prácticamente todos los integrantes. Pero esas imposiciones fueron los clavos sobre la tumba y hoy Fuerza por México no es nada.

En el actual proceso electoral, apenas hace un mes despertó Salomé Martínez con supuestos recorridos por el interior del estado, para aglutinar a la militancia… que no existe.

Si bien no hay ruptura ni distanciamiento con el gobernador Salomón Jara, el partido rosa no fue tomado en cuenta para las alianzas principales en la disputa de las diputaciones locales y federales, así como las presidencias municipales.

Se ha tenido que conformar con migajas, en unión con otras fuerzas políticas, como el PVEM, pero no con Morena, la principal fuerza electoral.

Y con esas migajas terminará la agonía de Fuerza por México en Oaxaca y en otras entidades del país… aunque la dupla Murat-Haces ya tienen preparado otro proyecto.

Tu opinión es importante