Por Paola Flores 

Son las cuatro de la tarde en avenida Lázaro Cárdenas. La avenida de los trompos de carne al pastor y las bancas que invitan a detenerse para echarse cinco campechanos, de surtida o de bistec.

En la entrada de esta calle se encuentra la taquería de Noel Ríos Zúñiga quien ha batallado en los últimos días con el costo del cilantro, ingrediente esencial para servir los tacos. Él cuenta que lleva dos meses comprando hasta en 450 pesos el rollo. 

Mientras nos platica prepara un matahambre así nombró al platillo que es como un alambre, pero más grande. El olor que emana de la parrilla es embriagador. 

Sus proveedores vienen de Santiago Apóstol en Ocotlán de Morelos, les ha comprado durante los últimos 33 años. Todas las madrugadas va a la Central a buscar lo necesario para el día siguiente y a pesar del incremento en los costos de la materia prima, el precio de los tacos y los platillos especiales se ha mantenido. 

A Oaxaca las primeras lluvias llegaron desde marzo, pero fue hasta la tercera semana de junio de 2024, con la tormenta tropical Alberto, que las lluvias se han presentando con mayor frecuencia. 

Sin embargo, eso no ha sido suficiente para que los agricultores se recuperen de la grave sequía que azota al estado. 

Lorena Hernández es agricultora, siembra perejil, rábanos, papás, lechuga y cilantro. Todos los lunes vende en el tianguis del Consejo de Tutela, en la zona norte de la ciudad. 

Ella explicó para paolaflores.org que lleva tres meses sin vender cilantro porque la escasez de agua ha dificultado la producción. 

Detalló que el cilantro es de riego diario. Ella se traslada todos los lunes desde El Carrizal, comunidad que se encuentra en la Sierra Juárez. Ahora dice que están trayendo la fruta de la temporada. Y espera que con las lluvias la situación mejore para poder sembrar cilantro. 

Tu opinión es importante