Por Paola Flores

En México las plantaciones de café aparecieron durante el Virreinato, los pioneros en sembrar y cosechar esta rubiácea lo hicieron en Veracruz y San Luis Potosí. A Oaxaca llegó tiempo después: En 1854 José María Cortés, párroco de San Agustín Loxicha sembró en dicho pueblo las primeras matas de café. 

El gobierno de entonces buscó regular su comercialización y en 1875 el gobernador del estado José Esperón expidió un decreto favoreciendo el cultivo del café, pero las variaciones en el precio hicieron que muchos se retiraran del negocio. Para 1950 el precio y las ganancias se recuperaron casi por completo, pero en determinados lugares los dueños de las fincas ya eran extranjeros. 

Hubo esfuerzos de oaxaqueños que perduran hasta nuestros días, por ejemplo, en 1874 un grupo de miahuatecos establecieron la finca cafetera “La Providencia” en el Cerro de la Pluma, dicha finca existe hoy en día y es de donde se obtiene el café que bebemos cuando consumimos en la cafetería Blasón. 

Y muy cerca de Pluma Hidalgo, en las proximidades de Puerto Escondido, en San Juan Lachao se ubica otra finca: Las Nieves que funciona como cooperativa desde 2006 y es administrada por la familia Boltjes, suecos que radican en la Costa oaxaqueña. De ahí se obtiene el café que se sirve en Muss Café. 

Este café dio mucho de qué hablar en recientes fechas pues una usuaria que acudió al establecimiento ubicado en Miguel Hidalgo 911 en el Centro de la ciudad criticó en una publicación los menús que ofrecen las bebidas y alimentos en inglés. 

A esta acusación se sumaron otras, la principal argumentaba que Muss Café tiene preferencia por sus clientes extranjeros; al momento de asignar los lugares, por ejemplo, les ceden los mejores, según las denuncias ciudadanas. 

Y la pregunta obligada es: ¿El café que se siembra y cosecha en Oaxaca y que es preparado por manos oaxaqueñas en un local ubicado en nuestra ciudad ya no es para oaxaqueños? 

La respuesta realista es que no, ya no lo es. 

Me explico: Muss Café es parte del proyecto Casa Antonieta del mexicano marroquí: Helwig George, cuya familia ha sido dueña de la propiedad que forma parte del antiguo Convento Franciscano de San Pablo desde la década de los setenta.

La idea de Casa Antonieta surgió en 2017 y el hotel abrió sus puertas en abril de 2018, al mismo tiempo surgió, adherido al vestíbulo del hotel, Muss Café.

Desde entonces y hasta la fecha, se ha impulsado una estrategia de marketing dirigida a un público extranjero. Revistas como Food and Pleasure han realizado notas sobre este espacio al que describen como el cafe más “cozy” (acogedor) de Oaxaca. 

Otras revistas y sitios web de viajes para angloparlantes han hecho lo propio. Es evidente que la intención de los administradores tanto del hotel como del café es cautivar a los fuereños. 

En resumidas cuentas: Muss Café es de extranjeros que sirven a otros extranjeros café que le compran a ¿adivinen? Sí, a extranjeros también. 

Este es un claro ejemplo de la gentrificación que se extiende a paso veloz en Oaxaca y que las autoridades consideran como el desarrollo propio de una ciudad

Y se pone peor: a la ola de críticas y cuestionamientos hacia este negocio se sumó la desinformación, pues en la publicación en la que expusieron los menús en inglés una cuenta no oficial, que se presentaba como muss café comentó que la solución a la inconformidad ciudadana era que los oaxaqueños aprendieran inglés. 

Muss Cafe desmintió que esa respuesta hubiese salido de sus cuentas oficiales y pidió que cesaran los mensajes en contra de su establecimiento. 

Pero el rechazo en redes escaló hasta el punto en el que comenzó a circular que muss café regalaría bebidas a los clientes como forma de disculpa, lo cual era totalmente falso, pero eso no impidió que la invitación a pasar una taza de café y un pan circulara en Facebook y TikTok.  La empresa salió nuevamente a aclarar que no había ningún tipo de cortesía y anunció que tomarían las medidas necesarias para abordar la situación y eliminar la desinformación de redes sociales. 

A la par en un evidente esfuerzo para controlar los daños, varios usuarios comenzaron a acudir “espóntanemente” para confirmar con sus propios ojos las acusaciones, hicieron videos de un buen servicio de parte del cafe y los publicaron en internet. 

Muss Café reiteró que no discriminan a nadie y serán los usuarios quienes juzguen la certeza de esa afirmación, mientras tanto su marketing evidencia que buscan un público extranjero. 

Referencias:

El Café: Estudio de su llegada, implantación y desarrollo en el estado de Oaxaca, México. Basilio Rojas, 1964.

Notas sobre Casa Antonieta y Muss Cafe: https://www.casaantonieta.com/press

Aquí cuentan como surgió Casa Antonieta: https://www.thenotsoinnocentsabroad.com/blog/casa-antonieta-a-tranquil-oasis-in-oaxaca-centro

Comunicados de Muss Café sobre lo que ocurrió: https://www.instagram.com/p/C13bcZdtTA7/?hl=es https://www.instagram.com/p/C17v5iXOw-x/?hl=es

Finca las nieves: https://www.instagram.com/fincalasnieves/?hl=es

Tu opinión es importante