Redacción

Luego de que un tribunal federal ratificara su absolución en el juicio por el que pasó tres años en prisión, Rosario Robles declaró en la red social “X” que la infamia había terminado.

La ex colaboradora de Enrique Peña Nieto fue acusada de haber cometido ejercicio indebido del servicio público y de ser responsable del desvío de más de cinco mil millones de pesos cuando era titular de las secretarías de Desarrollo Social (Sedesol) y de Desarrollo Agrario, territorial y Urbano (Sedatu), bajo el esquema de corrupción conocido como “Estafa Maestra”. 

La resolución firmada el pasado 5 de diciembre por el magistrado Alberto Torres Villanueva, el secretario en funciones de magistrado, Iván Martínez García y la magistrada Gabriela Guadalupe Rodríguez Escobar, también impide una nueva persecución penal por dichos delitos. 

Los juristas argumentaron que las acusaciones contra Rosario Robles estuvieron mal planteadas, pues se le acusó con base en legislaciones que no eran aplicables por proceder de reformas constitucionales de 2015 y se le debió instaurar un procedimiento de carácter administrativo señalado en la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria.

Asimismo, consideraron que se debió proceder contra la ex funcionaria según lo establecido en el artículo 214 del Código Penal Federal vigente en 2012 y en la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Administrativa, y debió ser sancionada por la vía administrativa.

El proceso judicial en contra de Robles comenzó en agosto de 2019 y el 19 de agosto de 2022, un juez de control aceptó la petición de cambiar la medida cautelar que la mantenía en prisión y por ello, a partir de entonces, siguió su proceso en libertad. 

Luego en febrero de este año, un juez determinó que descartaba el proceso penal y aducía un proceso administrativo contra la exfuncionaria. Esta nueva resolución cierra el caso. 

Tu opinión es importante