Tirar del Hilo | La millonaria crisis del agua

Por Paola Flores 

La crisis del agua en Oaxaca es alarmante. Según la Conagua al menos 328 municipios presentan algún grado de sequía. 168 padecen sequía severa, 55 sequía extrema y 105 sequía moderada.

En el centro y las periferias, la queja es la misma: el suministro de agua es insuficiente, en algunos lugares, inexistente. Las pipas están carísimas y la ciudadanía se pregunta: si hay agua para las pipas, ¿por qué no hay agua para la población? 

Hay muchas preguntas, inconformidad y la creciente sensación de que esto se podrá peor. El gobierno del estado ha respondido con estrategias, digamos: creativas. Han optado por la inversión millonaria, por la respuesta paliativa a un problema mucho más profundo. 

El primero de febrero la administración encabezada por Salomón Jara informó que la inversión en diversos proyectos de agua potable en Valles Centrales asciende a 71.9 millones de pesos.

Claro que tomarse fotos al lado de una pipa o repartiendo agua de un tinaco en realidad no resuelve nada. Pero vamos viendo. 

Los programas echados a andar son tres: El Programa Emergente para el Abastecimiento de Agua a la Población; el Programa Estratégico de Agua Potable y Saneamiento a corto, mediano y largo plazo; el Programa Manejo y Conservación del Acuífero de los Valles Centrales; y Atención Social.

¿Esto dará los resultados esperados? No lo sabemos. Lo que sí hay que tener en cuenta son los 71.9 millones de inversión e ir haciendo sumas. ¿Cuánto dinero se está invirtiendo para “solucionar” este problema? 

La Federación este año aporta por medio del Programa de Agua Potable, Drenaje y Tratamiento (PROAGUA) 96 millones 109 mil 204 pesos, el gobierno de Salomón Jara destinó para la Comisión Estatal del Agua para el Bienestar 339 millones 213 mil 217.36 pesos. Y para el Sistema Operador de los Servicios de Agua Potable y Alcantarillado 3 millones 105 mil 999.96 pesos. 

A esto hay que sumarle la millonaria deuda con el Banco Mundial. ¿Se está pagando? 

El 13 de junio de 2014, el Banco Mundial y Banobras suscribieron el contrato de préstamo número 8386-MX, denominado Operación de Modernización del Sector Agua y Saneamiento de Oaxaca por un monto de 55 millones de dólares.

El contrato se ejecutó hasta marzo del 2017 cuando Alejandro Murat ya era gobernador con el Programa MAS Oaxaca. Alejandro Murat presumió esta obra como la solución para la crisis del agua que ya era palpable en ese entonces. 

Hacia finales de su mandato aseguró que esta obra ( y lo digo en presente, porque así de irónica es su afirmación) beneficia a miles de familias que ahora reciben agua 18 horas al día y ya no padecen por agua de mala calidad.

La realidad es que el plan de financiamiento establecía que el gobierno oaxaqueño recibiría el dinero en partes, de 2017 a 2021, después de evidenciar resultados.

Para Enero de 2021 el Banco Mundial auditó de manera independiente el recurso desembolsado, que hasta ese momento, eran poco más de 15 millones de dólares y concluyó que existían irregularidades, informes incompletos o nulos, así como obras inconclusas o retrasadas.

Esto consta en el informe realizado por la empresa González de Aragón y Asociados. Contadores Públicos, S. C. En ese mismo informe se detallan los millones de pesos que fueron usados para los proyectos hídricos en distintas partes de la entidad y qué pasó con ese dinero. 

En muchos casos las obras se entregaron sin terminar, se contrató a empresas fantasma y a otras se les sobrepagó, es decir se les entregó el recurso sin que hicieran nada. 

En 2021 el medio Avispa Midia realizó una investigación periodística en la que revela lo ocurrido con MAS Oaxaca en San Juan Chapultepec, donde la pésima administración de este programa ahora provoca que las casa de los vecinos sufran filtraciones. 

El macro tanque instalado y del que existen muchos videos de su proceso de construcción no solucionó el problema, pero sí fue un gasto millonario. 

Sigamos haciendo cuentas: El pago de la deuda contraída a través de Banobras con el Banco Mundial se planificó por medio de 150 pagos mensuales, contados a partir de enero de 2019 y con fecha de vencimiento en junio de 2031. 

La investigación de Avispa Midia estableció que para 2021, el gobierno de Oaxaca ya había pagado 3.53 millones de dólares, de los cuales, alrededor de 1 millón de dólares correspondía sólo a intereses y cargos. ¿Cuánto más hace falta por pagar? ¿Cómo va esa cuenta? 

Lo cierto es que las autoridades han invertido ante nuestras narices millones y millones y el problema del agua no se resuelve, al contrario se agudiza cada vez más. 

Alejandro Murat terminó su sexenio informado que se había dado cumplimiento a las obligaciones previstas y que 331 mil 564 personas se habían beneficiado por el programa MAS Oaxaca. 

Nunca se esclareció qué pasó con el dinero. El secretario de las Infraestructuras y Comunicaciones de la administración actual, Netzahualcóyotl Salvatierra y quien era el secretario de las Infraestructuras en el mismo periodo en el que se firmó el contrato con el Banco Mundial dijo en agosto que se está investigando. 

Se investiga a la administración del hombre al que el presidente Andrés Manuel López Obrador, en medio de los abucheos que recibió en la inauguración de la carretera a Puerto se acercó a abrazarlo. 

Por ahí va la investigación del sexenio de Alejandro Murat, quien por cierto ahora se adscribe como vocero de la candidata de Morena, Claudia Sheinbaum, mientras la crisis del agua empeora. 

Tu opinión es importante