Tirar del Hilo | Nadie quiere nuestra basura 

Por Paola Flores 

Ante la crisis climática que enfrenta el mundo, es importante recordar que en Oaxaca el problema de la basura no se ha solucionado. El Centro Integral de Revalorización de los Residuos Sólidos Urbanos (CIRRSU) es un proyecto estancado. Y los municipios a los que se envía nuestra basura ya no quieren recibirla. 

Desde 2022 el municipio de Oaxaca de Juárez invierte 20 millones de pesos al mes para deshacerse de nuestros desechos en rellenos sanitarios de Puebla y Veracruz. Sin embargo, en Puebla los habitantes de San Pedro Cholula, Calpan y Juan C. Bonilla han exigido la clausura definitiva del tiradero intermunicipal al que, denuncian, llega nuestra basura. 

Para ellos, este tiradero a cielo abierto, representa un foco de contaminación, pues está sobre saturado. Los vecinos de la zona ya sufren enfermedades en la piel y la garganta por la polución. Además sus cultivos se ven afectados hasta en un 60 por ciento, debido a la emisión de gases de efecto invernadero, plagas de mosca, gusanos y roedores.

Esto los ha llevado a manifestarse en los accesos al relleno, impidiendo la entrada de basura desde hace dos meses. A inicios de mayo, incluso hubo un intento de desalojo del plantón en el que participaban mujeres, niños y ancianos. La Unión de Pueblos y Fraccionamientos contra el Basurero señaló que los granaderos dispararon hasta 30 veces contra ellos para obligarlos a retirarse. 

Mientras tanto en Veracruz, la acumulación de desechos sin un destino adecuado es una preocupación creciente. Según el Primer Avance del Plan de Gestión Estatal de Residuos Sólidos Urbanos y de Manejo Especial de la Procuraduría Estatal de Protección al Medio Ambiente (PMA), la inoperatividad de rellenos sanitarios, los tiraderos a cielo abierto, los tiraderos clandestinos y las áreas contaminadas por residuos en los 212 municipios están causando daños significativos al medio ambiente.

Y en Oaxaca, la basura se acumula en las riveras del río Atoyac, y actualmente, en las calles donde se ha instalado el plantón magisterial de la Sección 22.

El gobierno estatal presentó el CIRRSU a inicio de 2023 como la respuesta definitiva ante este problema, pero a un año del anuncio ni siquiera se ha comenzado a construir y el sitio web en el que se informaban los avances fue dado de baja. 

En mayo de 2023, los habitantes de San Lorenzo Albarradas rechazaron la instalación del CIRRSU en su comunidad, acusaron irregularidades en el proceso de consulta y los riesgos que el proyecto representaba para su pueblo. Meses después se anunció que la construcción sería en San Pedro Totolápam, donde de igual forma, los habitantes de Asunción Nochixtlán dijeron que no quieren recibir la basura.

El primero de abril de este año, la Secretaría de Gobierno informó que se está a la espera del proyecto ejecutivo, para iniciar la construcción del CIRRSU: su planta de separación y la celda de disposición fina a partir del segundo semestre del año. La pregunta es ¿Dónde va a construirse? 

Además aún no se inicia con el saneamiento del ex relleno sanitario en Villa de Zaachila, donde los vecinos también han denunciado graves riesgos para su salud y altos niveles de contaminación del suelo y los mantos freáticos.  

La realidad es que todos los días sale basura de nuestro estado a lugares donde tampoco saben qué hacer con la suya. 

Tu opinión es importante