Por Paola Flores 

Luego de su reciente nombramiento como director de la Orquesta Sinfónica de Campeche (Oscam), el maestro Faustino Díaz concedió una entrevista a paolaflores.org. Platicamos sobre sus orígenes, la música y la política cultural en nuestro estado.

La voz del músico, originario de San Lorenzo Cacaotepec, atraviesa el espacio tecnológico y viaja en milésimas de segundos hasta su tierra, Oaxaca. Él está muy contento por este nuevo proyecto. Su tono franco y resuelto no deja duda de ello. 

P. ¿Cómo se dio este nombramiento? ¿Cómo llegó a Campeche?

R. El secretario de cultura de Campeche yo lo conozco ya desde hace unos años, habíamos hecho proyectos juntos. Entonces ahora que él llegó a la Secretaría de Cultura de Campeche me llamó y yo empecé a venir a hacer conciertos con la Banda del Estado, con la Orquesta Sinfónica, el año pasado vine casi cada mes por un Diplomado de Metales de las agrupaciones musicales que pertenecen al Estado. Y en una de esas visitas fue que él me comentó de esta posibilidad y me llamó mucho la atención porque el mundo de la dirección es un mundo que apenas voy a comenzar, he dirigido algunas orquestas, pero no de manera permanente. Fue así como surgió la invitación. 

P. ¿Cómo es trabajar con los músicos de Campeche? 

La mayoría de los músicos campechanos no han salido de Campeche, no han salido a otros lugares a estudiar. Casi todos han aprendido aquí el arte de la música y lo hacen muy bien, son gente muy comprometida que sí toca bien y la orquesta llega a sonar muy bien. Son músicos que tienen mucha disposición. Es un reto para mí, aprendo mucho.

Faustino Díaz en el anuncio de su nombramiento, a su izquierda el secretario de Cultura de Campeche: Esteban Hinojosa.

P. ¿Qué se siente  ser director, maestro? Porque es muy diferente estar del otro lado… 

Fíjate que es algo muy extraño porque yo he sido siempre un férreo crítico de los directores de orquesta, incluso les he dicho a muchos de ellos las cosas que no me gustan, les digo: no hagas esto en los ensayos, esto no es así, no les hables así a los músicos, todo ese tipo de cosas, que a lo largo de mi carrera he ido observando, son cosas que intento no repetir. 

Muchos músicos van a la dirección pero nunca estuvieron sentados del otro lado, nunca fueron atrilistas de una orquesta, entonces a veces no saben bien cómo hacer las cosas. Yo estuve del otro lado en muchas orquestas, en muchas. 

Faustino Díaz ha participado como solista con la Banda de la Fuerza Aérea de Estados Unidos, la Sinfónica Carlos Chávez, en la Filarmónica de Jalisco, Camerata de Coahuila, Sinfónica de la Universidad Autónoma de Nuevo León, Sinfónica de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo, Sinfónica de la Universidad de Guanajuato, Filarmónica de Toluca y la Filarmónica de Sonora, entre otras.

Con conocimiento de causa afirma.. 

Tengo una percepción muy clara de lo que no me gusta. Por ejemplo, es muy raro que un director se disculpe, sabemos que se equivocó, pero él, en lugar de pedir una disculpa, culpa a los músicos. 

Siempre comentábamos eso: ¿por qué no se disculpa? No tiene nada de malo equivocase, pero ellos no lo hacen, pienso que sienten que les quita autoridad o no sé que piensan… Todo lo que a mi no me gustaba que hicieran los directores eso es lo que yo quiero evitar. 

¿Cuáles diría que son las diferencias de la política cultural de Campeche y Oaxaca? ¿Por qué no dirigir aquí? 

La diferencia es entre querer o no querer hacer las cosas, esa es la única. Porque el secretario de cultura de aquí de Campeche es escritor y me parece que el de Oaxaca también. Yo creo que la diferencia radica en tener la voluntad y querer realmente hacer cosas por la cultura en el estado. 

Esteban Hinojosa es un tipo que nunca para, va de proyecto en proyecto, no para. Eso es muy importante. Nosotros a veces culpamos al gobierno, pero más bien a veces son las personas las que no quieren hacer las cosas o simplemente no les interesa. En Oaxaca no se ve que la cosa vaya a cambiar este sexenio. 

Han sido varios los momentos en los que ha sido convocado por el gobierno de Salomón Jara para colaborarles, pero en cada ocasión sus propuestas han sido rechazadas. 

El año ante pasado, en diciembre, cuando recién llegó el gobierno de Salomón Jara a mí me llamaron para ver lo de la Orquesta Sinfónica de Oaxaca. Yo me senté con el secretario del gobernador y me dijo ¿cuáles son las posibilidades? Estamos pensando en ti. 

Y entonces yo le dije, perfecto, yo creo que tiene que cambiar esto, esto y esto porque los músicos no pueden estar así, tiene que haber una mejoría para ellos, yo no puedo llegar y trabajar con una orquesta que está olvidada. Se  tiene que hacer esto y esto con los músicos y entonces yo puedo llegar. 

Y me dijeron: perfecto, está muy bien y nunca me volvieron a llamar. 

Muchos meses después me buscaron para otro proyecto: la musicalización de las bandas de Oaxaca que es la compra de instrumentos para los jóvenes. Entonces me volvieron a llamar y yo fui, porque uno siempre está con que las cosas no se hacen bien y si a mí me hablan y no voy, luego pueden decir, tú cállate porque cuando te invitamos no quisiste venir.

Entonces volví a ir y llevé un proyecto de cómo se deberían hacer las cosas porque la gran mayoría de veces a los muchachos les compran instrumentos muy baratos, instrumentos que no sirven y ellos los facturan como instrumentos muy caros y cosas así. 

Entonces yo otra vez les volví a decir, mira el proyecto es este, pero no pueden comprar instrumentos baratos porque no sirven, siempre ha sido así, si quieren realmente ayudar a las bandas no pueden comprar trompetas y clarinetes porque las bandas pueden comprar trompetas y clarinetes, lo que las bandas necesitan son tubas, las tubas son muy caras, nunca tienen dinero para una tuba, para unos  timbales, para un bombo, esos son instrumentos que están arriba de los 200 mil pesos, pero esos son los instrumentos que necesitan los muchachos. 

Si vas a comprar 100 trompetas y 200 clarinetes de 15 mil pesos pues en realidad eso no es tanta ayuda porque los comités lo pueden comprar. Los comités siempre andan batallando para comprar tubas, ahora, el problema es que si compras 200 clarinetes puedes apoyar a 30 bandas o hasta 50 bandas, pero si con ese mismo dinero nada mas vas a comprar cinco tubas, pues yo creo que la foto no va a salir tan bien, no vas a salir ganando mucho. 

En Oaxaca ya no se necesita comenzar de cero casi ningún proyecto de banda, lo que se necesita es un impulso para que pasen al siguiente nivel. Bueno, pues tampoco me volvieron a llamar para ese proyecto. 

Los músicos en Oaxaca están muy descuidados.. 

Sí, están muy descuidados. Les acaban de regalar instrumentos y de hecho acabo de tener ahí un desencuentro con el director de la Marimba porque precisamente yo le decía eso: el hecho de que te hayan dado marimbas nuevas no quiere decir que las cosas están bien.

Por ejemplo, en el caso de la sinfónica cuando invitan a jóvenes oaxaqueños, no les pagan nada, ni sus viáticos, se agarran de que son jóvenes y necesitan el foro para crecer en sus carreras profesionales, no les dan ni un peso. Y eso no le hace bien a nadie, ni a la música ni a la orquesta ni al estado. La secretaría piensa que siempre es gratis.

Las cosas están muy mal. Simplemente, nosotros los oaxaqueños si queremos estudiar música profesionalmente nos tenemos que ir de Oaxaca. Oaxaca es incapaz de ofrecernos un conservatorio para estudiar música. Eso le pasó a mi tatarabuelo hace más de 100 años y eso me pasó a mí. Ha pasado más de un siglo y si los músicos queremos profesionalizarnos tenemos que irnos. 

Los músicos no protestan, no me los imagino bloqueando calles… ¿es difícil que las cosas cambien? 

Sí ha pasado, por ejemplo la orquesta de San Luis Potosí, se plantaron frente a Palacio por semanas. Los músicos no se movieron de allí, entre sus familiares y ellos. Se pusieron a tocar enfrente de Palacio hasta que el gobernador los escuchó y lograron la atención de sus demandas, lograron cosas importantes.

Ahora tienen plazas estatales, homologaron sueldos, y hay que decirlo, comandados por unos oaxaqueños, porque hay oaxaqueños en esa orquesta, pero para organizar algo así todos tendrían que estar de acuerdo. Pero si en la Orquesta tienes familia, amigos, eso es muy difícil. Por eso preferí venirme para acá. 

Ahí en Campeche ¿cuál es la percepción que tienen de los músicos oaxaqueños? 

Como en todo el país, nos tienen en una alta estima y en un alto grado de comprensión musical. Siempre dicen: Nombre, si es de Oaxaca es un gran musico y eso por supuesto es gracias al trabajo que han hecho todos los músicos de generaciones anteriores, pero también siempre viene el lamento: lástima que en Oaxaca no hay nada, siempre viene junto con pegado. Son grandes músicos, pero que lástima…

Durante la conferencia de prensa, cuando hicieron el anuncio de su nombramiento hablaron de la dinastía musical a la que usted pertenece… ¿Cómo es crecer rodeado de música? 

Crecer con la musica es maravilloso, tú desde los siete, ocho años ya sabes a qué te vas a dedicar, lo único que quieres es ser músico, imagínate un niño que a esa edad ya sabe lo que quiere y además recibe todo el apoyo de su familia porque cuando tu le dices a tu papa que quieres ser músico da el grito en el cielo, orgulloso de que su hijo también quiere ser músico, se recibe todo el apoyo. 

La gente que crecimos en senos musicales familiares tenemos grandes ventajas, en primera que las familias nos apoyan. Mi papá nunca me dijo “de músico te vas a morir de hambre”, al contrario mi papá siempre me dijo que la música era hermosa y que podíamos vivir muy bien de la música

Además tienes los instrumentos a la mano con lo que tú quieras jugar, si quieres jugar con la batería, con un piano, con la trompeta, todo está en casa del abuelo, comienzas de manera lúdica, esa es otra ventaja tus papas no te tienen que llevar a la escuelita de música y nada más un instrumento, no, puedes estar tocando todos, ahí tienes carta abierta para poder explorar como niño, que es muy importante. 

Y luego, la otra, cuando ya empiezas a tocar, ahí está la banda, así que de inmediato pasas a la práctica, eso también es maravilloso, lo tienes prácticamente todo. Y eso fue lo que pasó conmigo. Y eso sigue pasado, con mis primos, por ejemplo, ellos ya están tocando y solo piensan en ser músicos.

El maestro Faustino Díaz también es compositor, domina la trompeta, la tuba y el trombón. En 2013 se convirtió en el primer trombonista latinoamericano en ganar el Concurso Internacional de Trombón, en Jeju, Corea. Y durante 2014 también se erigió como el primer trombonista latinoamericano en ganar una audición en una orquesta europea de élite: la Orquesta de la Ópera de Zurich, Suiza, y posteriormente como trombonista principal de la Daegu Symphony Orchestra en Corea del Sur.

1 COMMENT

Tu opinión es importante