Redacción

A temprana edad Josué Vázquez inició a dibujar en estudios con modelo, desde entonces, el dibujo, para él, se ha vuelto un cómplice, dice que “es como un cómplice ancestral y a lo largo de todo este tiempo se ha ido convirtiendo en algo más profundo”.

Durante este mes, el artista plástico presenta la exposición Encuentros Notables en el Alacrán, un espacio del Instituto de Artes Gráficas de Oaxaca (IAGO) en Murguía 302. La muestra está conformada por alrededor de 30 piezas que ahondan en la exploración que Vázquez ha hecho con el dibujo y en su obra plástica.

Al artista le gusta pensar el dibujo como algo profundo que se construye a través de capas, empezando con materiales secos como el pastel. Además él trabaja con algo que llama polvos de presión, tierras que dependiendo del tipo de fuerza que se le imprima toman otro color, un aspecto distinto.

Vázquez también destaca las emociones que experimenta al momento de hacer un dibujo: “Se suscitan muy hondas emociones que tienen que ver con tu cotidianidad, tus duelos, tus alegrías, algunos delirios y entonces el dibujo queda envuelto en todas tus oscuridades y tus plenitudes”.

Afirma que cuando tienes tanto tiempo dibujando llegan momentos en los que las sombras están conspirando en tus entrañas “una especie de susurro ancestral te arroja de nuevo al dibujo y es donde manifiestas todas esas provocaciones del universo.”

La muestra Encuentros Notables estará disponible para ser visitada hasta el sábado 8 de junio.

Tu opinión es importante