Por Paola Flores 

En 2004 empresas extranjeras llegaron a Unión Hidalgo, pueblo zapoteca en el Istmo de Tehuantepec, atraídas por los fuertes vientos y los valiosos recursos naturales que ahí se encuentran. 

Y en ese mismo año, personas poseedoras de las tierras firmaron contratos de arrendamiento, a título individual y sin el consenso de la comunidad, con la empresa Desarrollos Éolicos de México S.A de C.V, filial de la empresa española Renovalia Energy, para la construcción del parque eólico Piedra Larga Fase I y Fase II. 

Esto cambió para siempre la vida comunitaria y el goce de los recursos naturales para los habitantes de Unión Hidalgo. Trajo una fragmentación social sin precedentes y la muerte de muchos defensores y defensoras del territorio.

Veinte años después, la artista Dell Alvarado profundiza en la situación actual de su comunidad a través de una cartografía única y pertinente. Plantea de manera inicial que su territorio va más allá de lo registrado en mapas del Instituto Nacional de Estadística y Geografía y en Google Maps. 

Previo a la inauguración de la exposición Layú biza’bi – Tierra prometida en la tienda El Alacrán, platica que quizá la delimitación que ella presenta no es exacta, pero sí la más cercana a la realidad: “no puedo decir que todo lo que está aquí es exacto, pero sí es lo más cercano, como habitante puedo decir que sí.” 

Una de las piezas centrales de la exposición es justamente la recreación de su territorio que obtuvo de un mapa de Juchitán que encontró durante su investigación: “El pueblo pertenece agriamente al territorio de Juchitán,  lo que hice fue quitar el pedacito que es de Unión y ahí contemplaban las tierras comunales. En el Google Maps y en el Inegi, el territorio tiene otra forma, ahí no agregan lo comunal, entonces es más chiquito y lo que no vemos es como si no existiera”, afirma. 

Para este mapa utilizo como base tierra de una mina, explotada —ilegalmente—, en los limites que tiene Unión Hidalgo con La Ventosa y le puse pigmento de oro “porque así es como nos ven y a lo mejor si nosotros también lo viéramos de esa manera, tendría más valor el territorio, habría más conciencia entre los habitantes porque siento que si todo esto ha resultado así es porque ha habido una división. Las personas creen que porque no tienen tierras o no son propietarias de un pedazo de terreno no le afecta, sin saber que las tierras comunales son de todos.”

Mapa de Unión Hidalgo.

En su obra añade también recursos de su lengua materna. Todas las palabras que utiliza tienen una intención: nombrar lo que ocurre en la comunidad desde el zapoteco. En lugar de decir saqueo, ella dice Rusira, esta palabra expresa la idea de algo que se acaba. 

En medio de la sala cuelga una fibra textil y en el piso se observan residuos que caen de ella. Dell explica que “esto es como un edredón y lo doblan hasta que lo hacen de este tamaño y lo ponen alrededor de la zapata de la torre eólica para que el aceite de turbina que se derrama, no llegue al suelo”. 

El estado de la tela textil dice mucho de la “protección” que le han dado a la tierra en Unión Hidalgo.

Dell Alvarado, artista zapoteca. Foto: Cortesía.

Dell Alvarado confiesa que al principio el proyecto se enfocaba en las eólicas, en el aire, pero se dio cuenta que el aire sólo fue el pretexto y que lo que le interesaba era el territorio.

Si no conocemos el territorio y si no nos posicionamos ante él, cualquier empresa minera, eólica va acabar con lo que tenemos. 

Dell Alvarado, artista zapoteca.

Menciona que de establecerse la minera canadiense que se pretende en los Chimalapas eso afectaría de manera directa su río y el agua que consumen. 

Actualmente la comunidad de Unión Hidalgo sostiene un juicio en Francia contra la empresa Électricité de France que busca la construcción de otro mega proyecto de energía eólica: Guía Sicarú. 

Las promesas que en 2004 hicieron a la población sobre el desarrollo que traería consigo este tipo de proyectos no se cumplieron. Hoy los habitantes pagan hasta 250 pesos de electricidad, a pesar de no contar con electrodomésticos en casa. Al final Unión Hidalgo se convirtió en la tierra prometida para el extractivismo. 

La exposición que auspicia el Instituto de Artes Gráficas de Oaxaca, en coordinación con Amigos del IAGO y del CFMAB A.C. podrá ser visitada del 15 de marzo al 22 de abril en la tienda El Alacrán, estarán exhibidas más de 20 piezas, desde pintura, objetos y archivos.

Tu opinión es importante