miércoles, junio 19, 2024

Pergentino José explora la memoria y los sueños en ‘Solo somos sombras’

Por Paola Flores

La memoria y los sueños convergen y se mezclan en Solo somos sombras, la última obra de Pergentino José. El autor oaxaqueño explora el género de la novela por primera vez y desarrolla la historia de Lisnit y Néstor, quienes intentan que su amor sobreviva a ellos mismos, una epidemia y al contexto social que los rodea. 

Su propuesta literaria, detalla, es un quebrantamiento de la lógica occidental, la lógica realista de narrar. “En la literatura contemporánea se narra de un un punto A a un punto B y luego un punto C, se va construyendo el desarrollo de los personajes, de las escenas de ficción porque así nos educaron.” 

Originario de Buena Vista Loxicha, Pergentino dice que no hay una regla que diga que debe ser así. “Del punto A, te puedes ir al punto Z y de la Z pasar a la M y de la M ir a la B y hacer un elipsis, colocar fragmentos y que al final todo tenga unidad.”

Esa es la forma en la que eligió ir desperdigando momentos de la memoria en su obra, induciendo a sus personajes al sueño, para que descubramos que no solo sufren en la vida real, sino también en la vida onírica. 

Los pasajes de sueño, las premoniciones que ocurren dentro de los sueños, paradójicamente llenan de lucidez el relato. 

El escritor declara contundente: Somos recuerdos. Y esos recuerdos reaparecen mientras vivimos y mientras dormimos. 

“Al final la frase inicial: Solo somos sombras que no le hacemos falta a nadie”, en realidad es una especie de falsedad que no responde tal cual a los hechos porque nosotros nos reconocemos en los otros; es más bien una invitación para que el lector descubra los porqués y las razones de esta historia.” 

El texto surgió en 2009, a partir de su primera publicación Hormigas rojas, una serie de cuentos, en donde Néstor y Lisnit ya aparecen y terminó de escribirse en 2019, justo antes del inicio de la pandemia por la covid-19.

Es una coincidencia sorprendente para  Pergentino José que muchas de las escenas narradas en su obra, son escenas que vimos en la vida real a través de las noticias, pero asegura que no fue intencional. 

“No quise tomar un tema y escribir sobre él, sino más bien fue un descubrimiento de los mismos personajes, una búsqueda, una intuición. Kafka hablaba del escritor que se adelanta al tiempo, así es el arte, intuye algo humano.”